Propuesta de Directiva europea sobre diligencia debida de las empresas en derechos humanos y medioambiente

24.02.2022

La Comisión Europea adoptó ayer, 23 de febrero, una propuesta de Directiva sobre diligencia debida de las empresas en materia de derechos humanos y medioambiente. El objeto es fomentar un comportamiento empresarial responsable a lo largo de las cadenas de suministro mundiales. La Coalición Europea por la Justicia Empresarial (ECCJ) advierte de varias lagunas de esta propuesta.

Alcance de las empresas

Los indicadores utilizados por el proyecto legislativo son el tamaño de la plantilla de las empresas y la facturación anual. Estos indicadores no son suficientes para informar sobre la forma en que la empresa afecta a la vida tanto de su personal como de las comunidades de todo el mundo, a la vez que restringe el ámbito de aplicación al 0,2% de las empresas de la UE.

Acceso a la justicia

El proyecto de ley promete una nueva vía de justicia e indemnización para el personal trabajador y las comunidades explotadas, traumatizadas y lesionadas. Pero ignora los graves obstáculos legales que hacen que los juicios sean costosos, largos y complicados.

Además, el texto implica que las empresas podrían cumplir sus obligaciones añadiendo determinadas cláusulas en sus contratos con los proveedores y descargando el proceso de verificación a terceros.

Obligaciones exigibles

Se contempla que las empresas cooperen, utilicen planes voluntarios de la industria e iniciativas que reduzcan el coste del cumplimiento de la Directiva.

La Comisión quiere que las empresas adopten un plan de transición climática para garantizar que su estrategia empresarial sea compatible con la limitación del calentamiento del planeta a 1,5 °C, de conformidad con el Acuerdo de París. Sin embargo, la propuesta no prevé ninguna consecuencia específica por el incumplimiento de este deber climático, por lo que puede hacerlo ineficaz.

En diferentes países de Europa, como en España, se están llevando a cabo procesos legislativos paralelos que podrían paliar las deficiencias observadas en la propuesta de la Comisión. Esta legislación se añade al esfuerzo de construir el marco legal mundial para proteger a la familia humana y a la casa común de acciones empresariales dañinas.