CUIDAdanía Integral


Durante cinco años «Enlázate por la Justicia» impulsada por la encíclica Laudato si' se ha preocupado por el cuidado de la Tierra y el cuidado de las personas empobrecidas. Siguiendo el llamamiento del papa Francisco en la encíclica Fratelli tutti queremos continuar poniendo en el centro el cuidado de las personas y del planeta, siendo conscientes que esto lo debemos hacer contando con todas las personas de las diferentes culturas para ir construyendo un «nosotros cada vez más grande» [1].

La propuesta de la cultura del cuidado se revela como una necesidad para «erradicar la cultura de la indiferencia, del rechazo y de la confrontación, que suele prevalecer hoy en día» [2].


Un cuidado que empieza por cada persona, cultivando una espiritualidad que nos haga «tomar conciencia de un origen común, de una pertenencia mutua y de un futuro compartido por todos» [3]. Cuidado que debemos hacer también de nuestras organizaciones y extenderlo hacia todas las personas, incluidas las más alejadas. Un cuidado que tiene que partir del reconocimiento de la dignidad individual y nos lleve a establecer relaciones de fraternidad y de justicia.


«La persona humana, con sus derechos inalienables, está naturalmente abierta a los vínculos» [4]. Necesitamos restablecer vínculos de cuidado:

[1] Mensaje para la Jornada Mundial del Migrante y Refugiado, 2021.
[2] Mensaje de la Jornada Mundial de la Paz 2021, 1.
[3] Carta enc. Laudato si' (24 mayo 2015), 202.
[4] Carta enc. Fratelli tutti (3 octubre 2020), 111.