Conecta tu estilo de vida con la pobreza

Desde el año 2012 Cáritas, CEDIS, CONFER, Justicia y Paz, Manos Unidas y REDES nos unimos en la iniciativa "Enlázate por la Justicia" buscando sensibilizar a la sociedad con una misma voz sobre las causas y consecuencias de la pobreza. Fruto de este esfuerzo conjunto, nuestra campaña "Si cuidas el planeta, combates la pobreza" (2016-18) continúa promoviendo, ahora en una segunda etapa (2018-20120), los valores y principios de la encíclica Laudato Si' del papa Francisco en torno al cuidado de la Creación y el modelo de desarrollo actual, destacando las conexiones entre nuestros hábitos de vida y la degradación producida tanto a nivel ambiental como social, especialmente su impacto en la vida de las comunidades más empobrecidas.

#CuidaPlanetaCombatePobreza

Desde los principios enunciados en el decálogo verde, trimestralmente conectaremos los siguientes hábitos cotidianos de nuestra vida:

Tecnología

Alimentación

Transporte y energía

Vestido

con la calidad de vida de comunidades en países afectados por el abuso de recursos naturales. Para ello, a través de la alianza con la Red Eclesial Panamazónica (REPAM), ilustraremos, con ejemplos y testimonios de personas y comunidades amazónicas afectadas, estos abusos cometidos en la región por megaproyectos extractivos o agrícolas.

Al inicio de la etapa presentamos el informe de vulneración de derechos humanos en la Panamazonía para acompañar las búsquedas y luchas de estas comunidades hermanas.


"La Panamazonía comparte características únicas por el espacio biogeográfico que se compone de una gran diversidad cultural y de gran diversidad biológica: 33 millones de personas, 380 pueblos indígenas, 140 pueblos en aislamiento voluntario, 240 lenguas habladas pertenecientes a 49 familias lingüísticas. Las industrias extractivas y los cultivos ilícitos, actividades multimillonarias basadas en la explotación intensiva de los recursos naturales, arrancan la riqueza de la tierra a costa de devastadores impactos sobre el ambiente amazónico y sobre la salud y la paz social de las poblaciones. Los beneficios se transfieren a los mercados financieros internacionales. Poco o nada retorna a la región para aliviar las condiciones de vida de las poblaciones afectadas".

Al mismo tiempo, junto a otras plataformas, trabajamos para promover una ley de diligencia debida en España que sirva como proceso continuo de seguimiento y prevención de los efectos negativos de las actividades de las empresas sobre los derechos humanos.