«Enlázate por la justicia» refuerza su camino común para promover esfuerzos contra el cambio climático

25.11.2021
  • Tras la culminación de la COP26, las entidades católicas de desarrollo animan a Enlazarse por la Justicia Climática porque el "tiempo se está acabando".

Nota de prensa. Un camino de casi 50 años desde la Cumbre sobre Medio Ambiente de las Naciones Unidas de Estocolmo contempla la reciente COP26, de Glasgow, y es mucho todavía lo que queda por recorrer. Las entidades católicas de desarrollo unidas en «Enlázate por la Justicia» formada por Cáritas, CEDIS, CONFER, Justicia y Paz, Manos Unidas, REDES y más de 20 grupos de estas entidades en las distintas diócesis hacen suya la advertencia del papa Francisco a las partes reunidas en Glasgow de que "el tiempo se está acabando".

El objetivo del Acuerdo de París de 2015 de no incrementar la temperatura media del planeta desde el inicio de la era industrial hasta el año 2100 en más de 1,5ºC, se aleja ante la dificultad de los firmantes para rubricar los complejos acuerdos multilaterales que se requieren para definir las medidas concretas para abordarlo.

Una crisis socio-ambiental injusta

Desde su trabajo de cooperación con comunidades empobrecidas, las entidades de «Enlázate por la Justicia» ponen de relieve el carácter socio-ambiental de la crisis. "No podremos afrontar adecuadamente la degradación ambiental si no prestamos atención a causas que tienen que ver con la degradación humana y social", como señala el punto 48 de la encíclica Laudato si'. Al mismo tiempo se observa el enfoque transversal que contempla, por ejemplo, cómo las causas ambientales están detrás de las llamadas migraciones climáticas.

En segundo lugar, estas entidades subrayan la injusticia inherente a la crisis climática. Por un lado, porque el 50% más pobre del planeta es responsable del 1% de las emisiones mientras que el 1% más rico emite el 70% de los gases de efecto invernadero. Y, por otro, porque son las comunidades más vulnerables quienes sufren sus consecuencias en forma de desertificación y sequía entre otras.

La voz de la sociedad civil en los caminos para el acuerdo

La expectación creada por la Cumbre, pone de manifiesto la preocupación de la sociedad civil por los resultados a los que lleguen las partes reunidas. Se trata de una muestra de la importancia de la movilización de la ciudadanía, aún insuficiente, y de las organizaciones de la sociedad civil por este proceso en concreto. 

Las demandas más reclamadas han sido el incremento y, sobre todo, el cumplimiento de los mecanismos de financiación climática hacia proyectos de mitigación y adaptación ante el cambio climático, de gran importancia para la compensación de pérdidas y daños en los países más pobres. Por otro lado, la sociedad civil reclama también medidas relacionadas con la transformación de los sistemas de producción y consumo de alimentos, que están directamente relacionados con el 30% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

En este contexto de movilización y conciencia ciudadana, las entidades promotoras de «Enlázate por la Justicia» esperan una escucha atenta de estas demandas y una mayor posibilidad de participación en los procesos de definición de los acuerdos y en el acceso a unos fondos que quedan casi en exclusiva reservados para los Estados.

No desperdiciar la oportunidad de un consenso global incontestable y caminar juntas

Este clamor ciudadano constituye una oportunidad histórica para conducir la voluntad política y los esfuerzos de cambio de las estructuras y los estilos de vida en nuestras sociedades hacia un sistema más cuidadoso con la casa común.

Siendo consciente de la complejidad de los acuerdos que se requieren, «Enlázate por la Justicia» valora los esfuerzos invertidos contra la deforestación y las emisiones de metano, así como el aumento y la mejora de la distribución de la dotación de los fondos para el cambio climático. Por otro lado, valora positivamente el compromiso de revisión anual de los objetivos para adecuarse al límite de calentamiento global, aunque no se ha logrado que los acuerdos sean vinculantes, ni que respondan a la urgencia que la situación exige.

Las entidades de «Enlázate por la Justicia» continúan apostando por la suma de esfuerzos desde su base social, su presencia territorial colectiva y su capacidad institucional para incidir en la Iglesia, en la sociedad, en sus instituciones y representantes en lucha por una justicia climática acorde con la crisis que vivimos. 

Porque el tiempo se está acabando y esta oportunidad no debe desperdiciarse, para que no tengamos que enfrentarnos al juicio de Dios por no haber sido fieles administradores del mundo que nos ha confiado" (Carta del Papa Francisco a los mandatarios participantes en la COP26).