Disfruta contemplando la variedad de animales y plantas que nos rodean. Todos los seres estamos conectados y nos necesitamos.

Anima a tu familia, tu grupo de catequesis y tu colegio a comprometerse con el medioambiente y con los pobres.

Sé responsable y comprométete. Este es el paso más difícil y el más importante.

Haz ver a los adultos que te rodean que el dinero no es lo más importante, que lo primero es cuidar de los seres humanos y del planeta.

Busca en el Evangelio cómo se relacionaba Jesús con las demás personas, los seres vivos y la naturaleza, para tratar de seguirle.

Aprende cómo cuidar nuestra casa común, el planeta.

Reconoce que lo más importante son las personas y comprende que no todo lo puede arreglar la ciencia o la tecnología.

Descarga el póster del decálogo verde infantil:

Descargar el póster de pictogramas, adaptado por el Equipo de Pastoral del Centro María Corredentora: