3. Valorarás la importancia de tus comportamientos cotidianos

Junto a la importancia de los pequeños gestos cotidianos, el amor social nos mueve a pensar en grandes estrategias.

LS, 231

La campaña "Si cuidas el planeta, combates la pobreza" persigue como objetivo fundamental sensibilizar y animar al compromiso por un desarrollo justo, solidario y sostenible, a los cristianos y a la sociedad en general. Cuidar el mundo natural y social en el que vivimos, cuidar de las personas, comprometernos contra la pobreza nos puede parecer algo utópico, en el sentido de irrealizable. Son tantos los problemas, es todo tan complejo, que la pequeña aportación de cada uno y cada una puede parecer irrelevante.

Nada más lejos de la realidad. En la encíclica Laudato si´, inspiradora de nuestra campaña, el papa Francisco es claro y contundente: "junto a la importancia de los pequeños gestos cotidianos, el amor social nos mueve a pensar en grandes estrategias" (LS, 231). De hecho, la historia nos muestra tozudamente que los pequeños gestos, los comportamientos cotidianos suelen tener una impronta radical. Todo se transforma cuando empieza a cambiar nuestro día a día.

De hecho, creemos que "un cambio en los estilos de vida podría llegar a ejercer una sana presión sobre los que tienen poder político, económico y social" (LS, 206). Por eso, proponemos el tercer principio verde: valorarás la importancia de tus comportamientos cotidianos.

Las estructuras, las justas y las que no lo son, están integradas y mantenidas por personas. Y son las actitudes, escalas de valores, convicciones y comportamientos de esas personas las que sustentan la justicia o injusticia, la bondad o perversidad de esas estructuras. Cuando somos capaces de atender a nuestros comportamientos cotidianos y de tratar de irlos ajustando a lo que creemos bueno, justo y solidario, podemos ir viendo cómo las cosas cambian a nuestro alrededor. Quizá no sean cambios grandes, muy visibles, noticiables. Pero seguramente, son cambios duraderos, auténticos y muy importantes en la construcción de un mundo bueno, en la conversión de esas estructuras que provocan y mantienen la injusticia en nuestro mundo.
Romper la lógica individualista, consumista y depredadora de recursos naturales es imprescindible si queremos ser cuidadores del planeta y de los seres humanos que la habitamos. Y se puede romper con decisiones pequeñas, de cada día. Es una opción personal que podemos renovar constantemente.

Voces que claman...

Carmen Nango

Presidenta Uru-Warmi. Puyo (Ecuador)

"Quiero comenzar contando la historia de mi padre. Defendió nuestro territorio, llamado Canelos, hace mucho tiempo, cuando tenía 24 años. Le eligieron presidente de la comunidad. En ese momento empresas extranjeras querían adueñarse de Canelos y mi padre pensó: "si yo destruyo esta comunidad, mis hijos, mis compañeros, mis amigos, ¿dónde van a ir?". Entonces dijo, no, yo tengo que luchar, defender mi territorio.

Le ofrecieron que vendiera las tierras y le daban a cambio plata y él sostuvo: "¿de qué me sirve tener plata?, ¿a dónde voy? Si me toca perder la vida por mi comunidad, así voy a dar más vida." Luchó y así logró mantener la comuna Canelos, donde ahora vivimos.

Defender el territorio, tiene que ver con la naturaleza. Talar un árbol es talar una vida, por eso, cuando yo llegue a ser autoridad, voy a exigir eso, porque si sembramos un árbol, vamos a sembrar una vida. Conozco los derechos que tengo, los derechos que tenemos todos y que podemos exigir, pero también sé que debemos cumplir lo que a nosotros nos toca. Una vez acudí a la junta municipal y no me querían atender. Me dijeron que para qué voy allá, les dije que ese dinero que ellos manejan es de nosotros, "no es de ustedes y ustedes han sido elegidos para servir a su pueblo, porque son nuestros derechos". Creo que estamos haciendo incidencia, he aprendido mucho y me siento orgullosa de que las mujeres seamos las que no hemos abandonado este proceso de lucha.

Queremos salir adelante como mujeres, con nuestros hijos, sin perder nuestras costumbres, nuestra cultura, enseñar a nuestros hijos nuestra cultura, cómo sembrar la yuca, porque yo he visto que no es necesario talar un árbol ni explotar petróleo.“

Papa Francisco

Iglesia católica

El papa Francisco nos dice a través de la encíclica Laudato si', que la sociedad de la acumulación, centrada en el tener, nos ha nublado la capacidad de profundizar para recuperar el sentido esencial de la vida y respetar la naturaleza. Si el fin es el lucro y el bienestar económico, nuestra relación con las otras formas de vida, con la naturaleza, se va convirtiendo en una relación de dominio: "Hemos crecido pensando que éramos sus propietarios y dominadores, autorizados a expoliarla" (LS, 2). Y nos plantea que "El compromiso por cuidar la Creación, la naturaleza, no es un tema secundario en la vida y en la misión de la Iglesia, sino que forma parte integral de su tarea de colaborar con Dios en hacer que toda la Creación -el ser humano y todas las demás criaturas- tengan vida en abundancia y caminen hacia la plenitud". (Audiencia general de 5 de junio de 2013).
Hay muchas cosas que podemos transformar en el día a día de nuestro entorno más próximo, comenzando por nosotros mismos y por nuestras comunidades, y que tienen que ver con cambios en el estilo de vida y de consumo. Estos gestos son a la vez imprescindibles y transformadores,... "A problemas sociales se responden con redes comunitarias, no con la mera suma de bienes individuales" (LS, 219).
El primer Papa americano es el jesuita argentino Jorge Mario Bergoglio, de 80 años, arzobispo de Buenos Aires. Es una figura destacada de todo el continente y un pastor sencillo y muy querido en su diócesis. Nació el 17 de diciembre de 1936, hijo de emigrantes piamonteses. Para más información:

http://w2.vatican.va/content/francesco/es/biography/documents/papa-francesco-biografia-bergoglio.html

¿Qué puedes hacer

(o dejar de hacer)?

La publicación del tercer principio del decálogo, "Valorarás la importancia de tus comportamientos cotidianos", coincide con el comienzo de un nuevo año, lo que nos da ocasión para incorporar algunos propósitos de cambios en nuestros comportamientos personales cotidianos que nos ayuden en el trabajo del cuidado de la creación.

Estamos invitados todos a recuperar unos comportamientos responsables, pero más si cabe los creyentes, los cristianos, que recibimos de Jesucristo la Buena Noticia de que estamos llamados a participar en la llegada del Reino de Dios.

Podemos comenzar, en el período de tiempo ordinario en el que estamos, por incorporar gestos sencillos en lo personal y en lo cercano, donde nos movemos, de manera que no sea una excusa para actuar aquello que no está a nuestro alcance resolver.

Algunas de estas prácticas y gestos a nuestro alcance:

1. Pararnos, pausar nuestro ritmo de vida.

4. Hacer un uso racional del papel.

7. Reciclar correctamente.

10. Reducir el consumo de nuestros aparatos eléctricos, por ejemplo optando por aquellos con certificado energético, cargarlos al máximo, utilizar los programas ECO, evitar los stand-by, etc.

13. Hacer un uso social y responsable de nuestro dinero. Para ello podemos cambiar a cooperativas de ahorro y bancos éticos, cambiar nuestra forma de asegurar nuestros bienes y de financiar nuestros proyectos, de realizar transacciones y hacer compras. Puedes encontrar distintas opciones aquí: http://www.mecambio.net/blog/category/cambio-basico/finanzas-seguros/

2. Usar con preferencia el transporte público y la bicicleta y si utilizamos el coche procurar compartirlo.

5. Usar el agua con cuidado: cerrar el grifo mientras nos enjabonamos en la ducha, nos cepillamos los dientes o lavamos los platos.

8. Cambiar elementos desechables por otros reutilizables. Por ejemplo, llevar a la compra bolsas reutilizables.

11. - No reemplazar los aparatos electrónicos como el ordenador portátil o el teléfono móvil mientras dure su vida útil, debido a la problemática que existe en su fabricación y desecho.

14. Participar en actos de información, divulgación, sensibilización y de oración sobre el cuidado de la naturaleza.

3. Consumir siempre que sea posible más productos ecológicos, de Comercio Justo, caseros y locales (tanto alimentarios como de limpieza, higiene y cosméticos).

6. Minimizar el consumo de agua embotellada.

9. Conocer dónde y en qué condiciones ha sido fabricada nuestra ropa y consumir textiles y calzado con responsabilidad.

12. Impulsar el consumo doméstico de energías renovables. Aquí te dejamos algunas opciones de empresas suministradoras de este tipo de energía: http://www.mecambio.net/blog/category/cambio-basico/energia/

Oración

Señor, haz de mi un instrumento de tu paz.
Que allá donde hay odio, yo ponga el amor.
Que allá donde hay ofensa, yo ponga el perdón.
Que allá donde hay discordia, yo ponga la unión.
Que allá donde hay error, yo ayude a mejorar.
Que allá donde hay duda, yo ponga la Fe.
Que allá donde hay desesperación, yo ponga la esperanza.
Que allá donde hay tinieblas, yo ponga la luz.
Que allá donde hay tristeza, yo ponga la alegría.
Oh Señor, ayúdame a buscar consolar en vez de ser consolado,
a comprender, en vez de ser comprendido,
a amar y no únicamente a ser amado.
Porque es dándose como se recibe,
es olvidándose de sí mismo como uno se encuentra,
es perdonando, como se es perdonado,
y es valorando lo cotidiano como se descubre la grandeza de la vida.

Agenda

Descargar el archivo del tercer punto del decálogo "Valorarás la importancia de tus comportamientos cotidianos"